CategoriasHosting

Hosting compartido vs VPS

En el momento de contratar un espacio en un servidor para alojar tu página web, te puede surgir la duda de qué tipo de hosting necesitas, ya que la oferta suele ser abrumadora. Miles de proveedores, con muchos planes de hosting disponibles, siglas en inglés, conceptos tecnológicos y cloud, mucho cloud.

Actualmente en Honesting dispones de dos opciones: hosting compartido y servidores virtuales privados con tecnología cloud.

¿Cómo elegir entre hosting compartido y servidor virtual?

Si no sabes cuál elegir, lo más probable es que con el hosting compartido tengas suficiente. Elige esta opción si vas a empezar un proyecto web, si ya tienes una página web con algunas visitas, o si los recursos que necesitas encajan bien dentro de alguno de los planes disponibles.

El proceso habitual suele ser el de empezar con un plan de hosting compartido y a medida que tus necesidades crecen, ampliar a un servidor virtual privado.

Elige un servidor virtual privado cuando tus necesidades no se pueden cubrir con un plan de hosting compartido: cuando necesites mucho espacio en disco, mucha potencia o quieras instalar tus propias aplicaciones.

El hosting compartido es como si alquilas una habitación de hotel. Puedes utilizarla dentro de unas condiciones y unos servicios que están preestablecidos: eliges el tamaño de la habitación, las camas, las vistas y la calidad del servicio de habitaciones.

Un servidor privado virtual es como si alquilas una vivienda. Dispones de mayor espacio, independencia, pero tienes a la vez una mayor responsabilidad sobre el inmueble.

Sea cual sea tu elección, siempre contarás con ayuda técnica para poder poner en marcha tu proyecto web.

4 ventajas del hosting compartido

  1. Es la opción más económica para alojar una web en Internet y disponer de un email personalizado con tu propio dominio.
  2. Es un servicio llave en mano, con todo lo disponible para empezar, tutoriales, guías, etc.
  3. Te da una mayor independencia del proveedor, en caso de problemas puedes cambiar a otro fácilmente.
  4. Puedes ajustar los recursos a tus necesidades, ampliar o reducir.

4 ventajas de un servidor virtual privado

  1. Obtienes más potencia en relación al precio.
  2. Con una buena gestión, puedes aumentar la privacidad de tus datos.
  3. Puedes instalar software específico de tu sector o crear sistemas más complejos como VPNs, copias de seguridad remotas, automatizaciones, etc.
  4. Dispones de direcciones IPs dedicadas.

(Fotografía Francesca Saraco).

Publicado por Aitor Serra Martín

Administrador de servidores y desarrollador de páginas web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *