El posicionamiento web en buscadores es un sector peligroso, con embaucadores y vendedores de humo capaces de “garantizar” las primeras posiciones gracias a una técnica única y revolucionaria que sólo ellos conocen. Tarde o temprano, Google o el buscador de turno les caza y penaliza tanta “innovación”.

Tranquilo, todo es mucho más sencillo de lo que parece.

Olvídate de los buscadores, ellos no te van a dar de comer en un primer momento, centra tu atención en tu visitante, en tu producto, en tu contenido. Haz tu web fácil para un humano, que se entienda, que sea divertida de usar, y los buscadores ya harán su trabajo.

Escribe en tu blog, comparte con tus clientes, participa de la red pero siempre centrado en el cliente. Por supuesto que hay miles de técnicas y sistemas para mejorar la posición, de hecho hay empresas que se dedican únicamente a eso. Cuando tengas tu negocio en marcha, con ingresos fijos que puedas destinar a promoción, será el momento de valorar si compensa contratar a esos profesionales.

Evita:

  • Empresas que te garantizan estar el primero con palabras largas y complicadas que poca gente va a buscar, por ejemplo zapatos rojos con una tira blanca y rosa.
  • Guías que no enlazan directamente con tu web sino con una dirección personalizada suya. Ejemplo, zapatos.guia-de-zapatos.com redirige a tu web.
  • Campañas de marketing de larga duración (6 meses) que no garantizan ningún resultado bajo el pretexto de que están dando a conocer la marca (haciendo branding).
  • Centrar tu estrategia de promoción sólo en buscadores, ¿hay algo que puedas hacer para beneficiar a tu cliente y que él a su vez te promocione?