A diario veo casos de empresas que se vienen con nosotros simplemente porque somos más baratos que arsys.es, hostalia.com o cualquiera de las grandes. Otros, se mueven a empresas américanas con recursos ilimitados, o precios imposibles de mantener ¿1€ al año por alojar tu web? ¡buena suerte chico!

Empresas que ponen en peligro las comunicaciones de sus trabajadores, arriesgandose a pérdidas de correos, visitas, credibilidad, reputación… y todo por unos míseros céntimos. No todo es tan sencillo como:

  1. La empresa va mal
  2. Reducimos costes

¡Ójala! Con simples parches ya no vale, es tiempo de reciclarse, revisar viejas estructuras empresariales que hacía tiempo que habían quedado obsoletas, innovar no sólo comprando ordenadores, sino haciendo un uso inteligente de los mismos, aprovechar al máximo los recursos contratados, y sobretodo buscar socios tecnológicos que nos ayuden día a día en los detalles importantes.