Al crear cada buzón de correo, puedes especificar el tamaño máximo que dispondrá o bien dejarlo como “ilimitado”. En ese caso, el límite disponible variará dependiendo del espacio total que tenga el plan que hayas contratado.

En el buzón de correo se almacena además de los correos en sí otras configuraciones como son:

  • Si accedes utilizando IMAP, lo más probable es que el espacio sea de las carpetas “Enviados” o “Papelera”, o de alguna carpeta que haya compartida.
  • También se almacena un registro de cada correo que entra y sale del servidor, así como configuraciones de reenvíos.

Si quieres que la cuenta quede a cero como el primer día, es posible borrarla y crearla de nuevo.