Una de las cosas más molestas de hacer una web con WordPress, son los cientos o miles de comentarios basura que se reciben constantemente. Al ser el sistema más utilizado del mundo para gestionar webs, también es el más atacado y en el que ponen su foco los programadores de herramientas malignas.

Existe mucho software dedicado a buscar blogs que tengan los comentarios abiertos para poner su basura. El objetivo suele ser colocar un enlace a una web y mejorar así de forma artificial el posicionamiento en Google.

Con cada nuevo mensaje que te ponen en tu web, normalmente (según cómo lo tengas configurado) recibes un email para aprobarlo o rechazarlo. Cuando se trata de una web nueva, serán sólo unos pocos a la semana pero a medida que vaya pasando el tiempo y la web sea descubierta por más y más cibergentuza el número de comentarios aumentará hasta hacerse insoportable.

Hubo un plugin (año 2005) que se hizo un hueco en el mercado sobresaliendo del resto por varios motivos, pero principalmente porque:

  1. Funcionaba.
  2. Era gratis.

¿De quién estoy hablando? Akismet.

Desarrollado por el mismo programador de WordPress de forma natural a medida que el gestor de contenidos iba ganando popularidad. Tras varios modos de funcionamiento tratando de bloquear el spam sin éxito, finalmente optaron por copiar el sistema que se usa desde hace muchos años en el filtrado de spam en los emails: usar listas distribuidas de spammers.

Las listas negras en el email

Cuando un servidor tiene problemas bien por un hackeo o un usuario que ha decidido usar el spam como medio de promoción barato, otro servidor puede optar por añadir el servidor desde donde recibe el spam a una lista negra. Esa lista sería como la lista de los chicos malos, los servidores que por una acción intencionada o inacción del administrador al tomar medidas, está llenando Internet de basura.

Para añadir a un servidor a una lista negra, basta con aportar un email de spam como prueba. En otros casos, la lista tiene sus propios mecanismos para detectar spammers, por ejemplo con cuentas de email trampa (una cuenta que no se ha publicado en ninguna parte, si recibe un email, tiene que ser de spam).

Una vez un servidor está en una lista negra, cualquier servidor que esté usando la lista pasará a rechazar los emails.

Así filtra Akismet

Akismet ha copiado el mismo sistema pero ha mantenido el control sobre la lista, lo que lo hace muy poderoso filtrando spam (y para poder cobrar por el servicio en un futuro). Si yo estoy usando Akismet en mi WordPress y marco un comentario como spam, esa alerta pasará a formar parte de la base de datos. Cuando otra web, reciba el mismo comentario, lo rechazará automáticamente.

Ésto hace que sea un sistema colaborativo que mejora con el paso del tiempo y mientras más webs lo usan más eficiente se hace. Funciona tan bien que poco a poco, se ha ido integrando en WordPress y ahora viene integrado por defecto, aunque desactivado.

Ejemplo de uso en Honesting.es

Según las estadísticas detalladas de Akismet, lo tengo activo desde el año 2013 y ha filtrado un total de 18.572 comentarios de spam. Según sus cálculos:

¡Akismet te ha ahorrado 5 días!

Eso es una cantidad de emails y clicks enormes. Sobretodo, trabajo improductivo que es fácilmente evitable.

¿Cómo activar Askimet?

En la lista de plugins de tu panel de administración de WordPress, ya lo tendrás instalado aunque seguramente esté inactivo. Actívalo y sigue los pasos del asistente. Tendrás que crear una cuenta para que te faciliten un código API, es un número que te identifica en sus servidores. Todo el proceso es automático y se puede hacer sin tener que modificar tu web o programar código.

¿Alguna desventaja tiene que tener no?

En cuanto a su función principal, borrar comentarios de spam, cumple a la perfección. Según publican, pueden generar falsos positivos pero no he visto que sea mi caso, ni con Honesting ni con el resto de webs que he hecho o gestiono.

Ofrece una opción que es la de dejar los comentarios que se interpretan como spam para su posterior revisión. Si el contenido de tu blog está en inglés, quizás te interesa usar esa opción por un tiempo para ver qué tal te funciona.

Es un plugin más que añadir a la lista de instalados, por lo que necesita su parte del pastel de recursos del servidor en cuanto a memoria, procesador, consultas a la base de datos, etc. Cualquiera de los tres planes de hosting que tienes disponibles tienen recursos suficientes y de sobra para que puedas usar Akismet tranquilamente.

En los últimos años, introdujeron licencias de uso para webs comerciales o que realizan más consultas a su base de datos. De momento, cualquier webs con un uso moderado puede funcionar con la licencia Personal sin problemas.

Alternativas a Aksimet

Cuando empezaron a cobrar por el servicio para webs comerciales con mayor tráfico, empezaron a surgir alternativas. No las conozco y no las he probado ya que de momento, no veo necesidad de buscar alternativas a un plugin que funciona pero, es indudable que a medida que más y más opciones se añaden de serie a WordPress hacen de éste un sistema más completo y crean de facto un monopolio, al estilo de Microsoft, Google o cualquier gigante tecnológico.