En el momento de plantearse la contratación de un servicio de desarrollo de páginas web, bien sea para la creación de una nueva o para la actualización de una existente, es habitual encontrarse con una serie de dudas en cuanto a lo que significan los diferentes conceptos que encontraremos en un presupuesto.

¿Qué incluye el diseño? ¿Puedo pedir tantos cambios como quiera? ¿Tiene alguna garantía de que funcionará durante años? ¿Hay algún límite en cuanto al contenido que puedo publicar?

Éste artículo pretende dar respuesta a las preguntas más frecuentes teniendo en cuenta que cada profesional planteará el servicio según su criterio y condiciones.

 

¿Qué incluye el diseño?

En el caso de una web a medida, el diseño es un trabajo que parte de cero, con un documento en blanco. Éste tipo de páginas web tienen un coste bastante elevado hoy en día por la complejidad que supone ajustar un diseño plano a la programación de una página web.

Lo más habitual es que tu página web esté basada en algún gestor de contenidos que utilice un sistema de plantillas. De esta forma, el programador podrá modificar el diseño, la programación o el contenido de forma independiente sin que una modificación en un aspecto afecte demasiado al resto.

El gestor de contenidos por excelencia es, como seguramente sabrás por otros artículos de nuestra web, WordPress.

Existen plantillas gratuitas y de pago. En el precio en la mayoría de presupuestos suele estar incluido en la partida de diseño.

Una plantilla de pago te dará una serie de garantías que no tendrás con una gratuita: soporte directo por parte del programador, garantía de funcionamiento y en general un mejor comportamiento.

 

¿Puedo pedir tantos cambios como quiera?

Depende del tipo de servicio que hayas contratado. Lo habitual suele ser contratar una serie de cambios más complejos en cuanto a la estructura de web y hacer uno mismo los cambios de contenido, publicar artículos, etc.

 

¿Una web me funcionará para siempre?

No. Al igual que cualquier otro producto o servicio, tendrá que ir actualizándose para que siga funcionando con las tecnologías futuras.

Actualizar la página web no significa que añadas nuevo contenido de vez en cuando, sino que el software que hace que todo funcione se vaya actualizando con los cambios y mejoras que vayan haciendo los programadores.

Seguramente éste sea el punto que más confusiones y problemas genere en el proceso de contratar una web. Una web no es un folleto que puedas dejar estático por siempre, es una serie de programas que interactúan entre sí, con otros servicios como pueden ser Facebook para los Me gusta o Google Maps para el mapa de situación.

Por otro lado, está la configuración del equipo propia del visitante a tu web. Una web hay que hacerla para que sea visible en el mayor número de dispositivos posibles pero al mismo tiempo, ir abandonando tecnologías obsoletas.

Ahora mismo sería el caso de Flash, la tecnología que animaba medio Internet hace unos años y que parecía que sería el futuro. Mantener una web en flash en el 2017 supone que:

  • No puede verla bien ningún móvil o tablet.
  • No se adapta a diferentes tipos de pantallas.
  • Se muestra en blanco en la mayoría de navegadores de PC con un mensaje de alerta sobre que el contenido puede ser peligroso.

 

¿Hay algún límite en cuanto al contenido que puedo publicar?

Es habitual que las empresas que venden el desarrollo de una página web como un servicio paquetizado con constructores web del tipo háztelo tú mismo limiten el contenido que puedas publicar. Te ponen un límite de publicaciones, fotos subidas o artículos publicados en tu tienda.

Ésto es algo que no tendrías que aceptar en una web propia, donde pagas por la creación. Sin embargo, todavía hay empresas que utilizan éstas técnicas de marketing ya que así pueden anunciar precios muy bajos de entrada que suben rápidamente a medida que pides más opciones.

Precisamente la principal ventaja de incurrir en una inversión inicial con tu propia página web, es que no estarás limitado a los caprichos y condiciones de un tercero. Podrás poner el contenido que quieras, organizarlo como te guste y probar diferentes opciones hasta encontrar la que te de mejores resultados.

 

¿Se posicionará mi página web bien en Google?

Pues aquí entramos en todo un mundo nuevo lleno de dependes. Para simplificarlo lo máximo posible y que puedas finalmente elegir entre un presupuesto u otro:

  • Si en tu presupuesto te especifican lo que incluye el diseño y cómo se hará.
  • Si vas a utilizar WordPress como gestor de contenidos.
  • Si vas a usar una plantilla comercial.
  • Si los demás términos de la propuesta te parecen razonables.

Podemos concluir que la web estará lo suficiente bien programada para que posicione lo mejor posible en Google.

Una vez tengas tu página web en marcha, no olvides que a pesar de todas las novedades en técnicas de posicionamiento o redes sociales, el contenido sigue siendo el rey. Mientras más contenido relacionado con tu sector publiques, mejor se verá tu web.

¿Te ha surgido alguna otra duda a la hora de elegir entre varios presupuestos de páginas web? Coméntalos y los añadiremos.