Alguna ocasión ha llamado mi atención la forma maleducada en la que se dirige por primera vez algún nuevo usuario de Honesting al hacer alguna consulta. No tanto por la forma sino por el cambio y sorpresa que se nota (incluso algunos comentan) cuando se trata su consulta de forma adecuada y se da una respuesta en el momento.

Es como si al ver el teléfono de atención en una web, ya diéramos por sentado que vamos a ser mal atendidos por un servicio externalizado en no se sabe que país con no se sabe qué acento. La mala leche inunda nuestro ser en espera de tener que repetir lo mismo una y otra vez, nombre, dni, nombre, dni, nombre, dni… y así ¡hasta el infinito y más allá!

La calidad de la atención en un proveedor de Hosting tiene que ser una de las razones principales para elegirlo ya que de él dependerá el buen funcionamiento de nuestro proyecto.

El Hosting es un producto complicado de entender para la mayoría de gente, difícil de comparar, con muchos valores a tener en cuenta y que llevan a confusión y engaño por parte de malas prácticas empresariales.

Es común hoy en día ver planes de Hosting con espacios en disco desproporcionados, 50GB por 30€/al año por ejemplo. Esto es un intento de llamar la atención sobre un valor que es fácil de entender ya que todos tenemos el concepto de GB bien sea por una memoria USB, el móvil, discos duros o reproductores de mp3.

Una oferta así, suele esconder valores más importantes para el rendimiento de un proyecto web como puede ser la cantidad de procesador del servidor que se puede utilizar, la memoria RAM o el ancho de banda disponible.

La frase de si algo es demasiado bueno como para ser verdad sigue siendo válida en Internet.

Las empresas de Telefonía nos tienen acostumbrados a un maltrato sistémico. Trampas, letra pequeña, condiciones que luego resultan ser ilegales, compromisos de permanencia, descuentos confusos que luego no se aplican, fallos en la facturación… ¿qué te voy a contar de nuevo? si eres español, sabes de lo que te hablo.

No es sólo opinión, es un dato objetivo. Año tras año, las empresas de Telefonía son las que recogen el mayor número de reclamaciones en todos los organismos creados para tal fin.

Pero por suerte para ti, Hosting no es igual a Telefonía y estas son las 4 razones que nos diferencian:

  1. No hay oligopolios ni barreras regulatorias artificiales de entrada en el mercado. Cualquier profesional o empresa que cumpla la ley puede iniciar su negocio. Esto hace que haya una alta competencia y que los precios y la calidad de los servicios sea alta. Los malos cierran, los buenos se mantienen y crecen.
  2. Los contratos no suelen tener permanencia. Es cierto que ya hay grandes multinacionales que están copiando esta mala práctica y ofrecen dominios muy baratos a cambio de que estés con ellos varios años. Esperan recuperar el descuento que te hacen con los siguientes años o con otros servicios relacionados. En la mayoría de proveedores podrás irte cuando quieras solicitando el código de traspaso del dominio.
  3. Hay un regulador que funciona. Nos referimos a la ICANN, son los que imponen las condiciones para que los traspasos entre proveedores funcionen. Los dominios administrados por la ICANN tienen una regulación clara y que funciona, igual para cualquier país, para cualquier cliente. Por contra, los reguladores nacionales para los dominios territoriales (.es por ejemplo) son igual de confusas y arbitrarias que en el sector de la telefonía. Varía según el país, la costumbre y lo que imponga el gobierno. Pueden pedir un requisito para un cambio de titular pero crear excepciones en determinados casos. En España es posible que incluso te quiten o desactiven tu dominio .es según sus propios criterios.
  4. La libertad de elección, hace que haya una gran variedad de proveedores, de enfoques de ver el negocio, de tecnologías, todas compiten entre sí y a la vez colaboran gracias a los estándares de Internet. En Telefonía muchas veces quedas limitado por la cobertura geográfica, no pudiendo elegir entre varias ofertas.

Los valores que hacen que el sector del Hosting sea tan competitivo tienen mucho en común con la idea económica liberal: reglas claras, organismos que velan por que se cumplan, libertad de mercado, respeto por la propiedad.

Por contra, el sector de la Telefonía tiene reglas cambiantes, organismos que tardan en dictar sentencia y que multan como forma de financiarse sin obligar a indemnizar a los agraviados.

La próxima vez que llames a tu proveedor de Hosting, ¡recuerda darle las gracias!