WordPress es el sistema que muchos recomendamos a la hora de montar una página web. Es fácil de instalar, puedes empezar a publicar contenido en el mismo día y tiene toda una industria detrás que lo dota de infinitas posibilidades. Sin embargo, tiene también sus riesgos y exige ciertos conocimientos por parte del administrador.

1. Olvidar la contraseña y el email asociado

Puede que la persona encargada de llevar la web ya no esté en la empresa, que se haya cambiado de proveedor informático o símplemente que se haya olvidado. Ésta es una de las consultas más frecuentes y que tiene fácil solución editando la contraseña directamente desde la base de datos.

2. Hackeos

Si una página web en WordPress no se mantiene adecuadamente, tarde o temprano será hackeada. Es casi como una ley escrita. Si hace tiempo que no la actualizas, la pregunta no es si te la hackearán sino ¿cuándo?

3. Errores extraños en plugins y fallos en el diseño

El punto anterior es necesario pero trae consigo muchos problemas de incompatibilidades. Si un plugin está programado para funcionar con la versión 4 y resulta que ya ha salido la 5, ésto puede crear errores o que el plugin deje de funcionar.

4. Pantalla en blanco

Algo bastante habitual cuando se instala un plugin poco conocido o que no está actualizado. También puede ser un síntoma de otros problemas como falta de memoria o incompatibilidades con el tema gráfico.

¿Has tenido algún problema con tu WordPress? ¿crees que aún con sus fallos es un gestor de contenidos que vale la pena? puedes opinar en los comentarios o contactar aquí.