Lo primero, mantener la calma. Seguramente la solución sea muy sencilla y más rápida de lo que te imaginas.

Revisar si tienes todos los pagos al día

El principal motivo de que aparezca el mensaje de cuenta suspendida es que el servicio de hosting ha caducado. Para revisar si es eso, entra en tu zona de usuario de Honesting y mira si tienes algún pedido pendiente.

Dentro de Honesting.net puedes ver tus pedidos, así como hacer el pago con tarjeta para que se renueven automáticamente.

Dos webs para que te sea más fácil

La página principal donde se muestran los servicios, funciona bajo los dominios .es y .com

La zona de usuario desde donde puedes contratar nuevos servicios o gestionar los activos lo hace con el .net

Ahorras tiempo entrando directamente en la web que quieras.

Si en la sección de Facturación no aparece ningún pago pendiente, quizás sea el segundo caso.

Página web suspendida por un problema de seguridad

Si tu cuenta de hosting está sufriendo algún tipo de problema técnico que afecte a la seguridad del servidor, puede suspenderse de forma temporal. Por ejemplo, si una de tus cuentas de email estuvieran enviando spam o tu web propagando algún virus.

Si esa ha sido la causa, seguramente ya tengas una consulta (tiquet) abierta en tu zona de usuario con más información al respecto. Entra en el apartado de Consultas y revisa si hay alguna consulta abierta en las últimas horas.

Ninguno de los dos casos anteriores

Si estás al día en los pagos y no hay ningún aviso de que la cuenta tenga otro tipo de problemas, puede que se trate de algún otro tipo de fallo. En ese caso, lo mejor es que envíes una consulta desde la web para que revisemos.