También se les conoce como temas gráficos o themes en inglés. Las plantillas son el equivalente a la ropa para una página web. Puedes ponerte un diseño que te guste y cuando quieras, cambiar a otro manteniendo el mismo contenido.

Aunque la idea de plantilla está más asociada a un gestor de contenidos, hoy en día es aplicable a cualquier tipo de página web ya que, cada vez más, las webs separan el diseño del contenido con técnicas de programación como CSS, JavaScript, etc.

Con una plantilla puedes ir adaptando tu web a las diferentes modas que van surgiendo en cuanto a desarrollo web, usabilidad, etc. Son además, una inversión de futuro pues te ahorrarán tiempo y dinero cuando quieras hacer algún cambio importante de estrategia: enfocarte a otro mercado, ofrecer un nuevo producto, cambiar el nombre de la empresa o marca, etc.

Desventajas de las plantillas web

Todas las plantillas, necesitarán que adaptas la web a su diseño y funcionamiento. Si bien te facilitan el paso de un diseño y estructura a otro, no es una solución tan rápida como cambiarse una camiseta. Necesitarás hacer algunos ajustes adicionales:

  • Configurar los menús y enlaces de navegación.
  • Modificar el tamaño de las imágenes a los nuevos formatos.
  • Revisión de la esctructura de la página para asegurarte que la navegación es fluida y sin errores.
  • El contenido de cada entrada o página, se muestra de acuerdo al estilo de la plantilla. Algunos elementos pueden verse diferentes, ilegibles o dar errores.
  • Es bastante común, que los diseñadores de una plantilla, impongan algún plugin adicional para conseguir todas las funciones que se anuncian en la misma. Esto va en contra del principio de mantener el diseño separado del contenido y la funcionalidad y crea un problema añadido si esa función es importante en la web actual frente a un posible cambio.

¿Dónde conseguir plantillas para tu web?

Desde la zona de administración de WordPress, puedes buscar e instalar una serie de plantillas gratuitas que se ofrecen en el mercado. Son plantillas tanto de aficionados como de profesionales. Algunas totalmente funcionales y otras con opciones de ampliación mediante plugins o pagos adicionales.

La principal ventaja de utilizar una de estas plantillas, es su precio ¡son gratis! en cambio, no incluyen ninguna garantía de funcionamiento presente ni futuro.

Opciones de plantillas de pago

Para un proyecto profesional y a largo plazo, suele ser recomendable comprar una plantilla con un servicio de soporte técnico que la apoye. No es tanto por los problemas que puedan surgir al principio, ya que la mayoría de plantillas comparten unas normas de programación estándar, sino por asegurarse de algún modo una continuidad en el diseño frente a nuevas tecnologías y necesidades.

En el blog, ya he hablado en varias ocasiones de Genesis Framework y de las plantillas que ofrecen. Al ser una de las empresas más conocidas del sector, te aseguras hasta cierto punto, que si haces la web con una de sus plantillas, no te quedarás tirado en unos años.

La importancia de una buena plantilla para tu web

Además de la parte estética, una plantilla mejora o empeora la experiencia de navegación de una página web. Puede ayudarte a conseguir más ventas o confundir a tu visitante, hacer que cargue rápido o que se quede pensando algunos elementos.

¿Qué te parece tu actual plantilla? ¿has tenido algún problema importante? puedes dejarlo en los comentarios.