1. Elige un hosting rápido, con discos SSD o NVMe.
  2. Activar compresión gZip.
  3. Actualiza tu web.
  4. Valora pasarte a algún framework optimizado como Genesis.
  5. Haz limpieza de plugins y elementos que no uses (minimalismo estético).
  6. Instala algún sistema de caché. Ojo con los problemas que pueden surgir.
  7. Reduce y optimiza imágenes.
  8. Revisa enlaces rotos.

Enlaces del programa:

Canción de la intro: Wonderland de x50music