Cualquier empresa que lleve unos cuantos años en activo, tiene una página web, por básica que sea. Quizás se la hizo un antiguo trabajador que entendía un poco más de informática, un amigo, familiar o lo contrataron con algún profesional o empresa del que ya no recuerdan el nombre o no tienen trato comercial.

El principal problema de las webs abandonadas a su suerte es la seguridad, como ya he hablado en otros artículos. Si no se han ido ajustando a los nuevos estándares de programación, es muy posible que tengan algún agujero que sirva a los delincuentes para enviar spam, modificar portadas y vender productos sospechosos.

Para éste artículo, he pensado que sería bueno verlo con un caso práctico real, la renovación de https://www.bodegasquiroga.com/

Una bodega con viñedos propios en el pleno corazón de La Rioja, con una tradición familiar de seis generaciones.

Estado inicial de la web

La web estaba creada utilizando wordpress y llevaba varios años sin actualizarse. Tenía problemas internos de funcionamiento:

  • El editor visual de todas las entradas y páginas había dejado de funcionar y mostraba sólo el código html.
  • La modificación de cualquier contenido en la web se hacía así muy difícil y en algunos casos, los cambios no se aplicaban al presionar el botón de actualizar.
  • La plantilla en la que se basaba el diseño, tampoco se había actualizado y presentaba más problemas en cuanto al funcionamiento visual de la web.

¿Cómo renovar una web con fallos?

Si has sufrido una reforma del hogar en alguna ocasión, la sólo idea de pensar en reformar o cambiar una web te puede poner los pelos de punta ¿por dónde empezar? ¿se podrá aprovechar algo? ¿es mejor tirarlo todo y empezar de nuevo?

Cada caso es único y será necesario hacer una evaluación previa. En el que nos ocupa, mi recomendación inicial fue la de empezar con una plantilla desde cero basada en Genesis. Es el sistema que conozco, que me gusta y que funciona. Simple, rápido y con una comunidad que le da soporte. Ésto implicaba cambiar el diseño de la web y buscar uno lo más parecido posible.

Para la reforma de la web, se optó por contratar un bono de horas de trabajo ya que el desarrollo final dependía de si se podría usar parte del contenido de la web vieja.

Cuando el cambio no es lo que se buscaba

El diseño elegido para la nueva web estaba basado en la plantilla Wellness Pro, un diseño visual actual, remarca el logo y tiene un menú fácil de navegar.

Una vez copiado el contenido de la web antigua y ajustada la estructura básica de la nueva web, el resultado no terminaba de convencer a los propietarios de la bodega. Intentamos ajustarlo todo lo posible para que se pareciera al antiguo diseño pero llegó un punto donde la tarea dejó de tener sentido. ¿Para qué esforzarse y dedicar más recursos en hacer que una plantilla se parezca a otra teniendo la otra disponible?

La nueva plantilla Wellness Pro tenía una serie de opciones que no se iban a usar o no gustaban:

  • Un pie de página muy visual destinado a mostrar las últimas imágenes publicadas en Instagram. La bodega no tiene cuenta en ésta red social por lo que era una función que no se iba a usar.
  • Un espaciado de texto y tipografía más grande, centrada, con grandes espacios en blanco. Se buscaba justo lo contrario, tipografía pequeña y menos espaciada.
  • Integración con Woocommerce para venta online que tampoco se iba a usar. El sector vinícola trabaja con distribuidores locales que prefieren descargar un PDF para su lectura posterior, mostrar al cliente, etc.

Actualizando la plantilla

La opción que finalmente se eligió, fue la de renovar la licencia de la plantilla y actualizar la web desde esa base del diseño que ya era familiar. Cuando tienes una versión muy antigua de una plantilla, es normal encontrarse con problemas por el camino. Algunas funciones pueden haber sido abandonadas y otras nuevas añadidas por lo que hay que dedicar tiempo a realizar pequeños ajustes.

La plantilla que usa bodegasquiroga.com es del estudio de diseño hellominti.com y ha sido una desagradable experiencia descubrir que tardan alrededor de una semana en contestar cualquier consulta, por simple que sea. Si vas a empezar una web de cero, evitalos.

¡Ya está todo! ¿me puedo olvidar hasta dentro de unos años?

No, una vez tienes tu web como te gusta, con todas sus nuevas funciones en marcha, es importante que sigas haciendo un mantenimiento de forma periódica: actualizar wordpress, los plugins, revisar posibles incompatibilidades, etc.

Sólo necesitas un servicio de mantenimiento de wordpress e ir renovando cada año la licencia de uso de la plantilla. Por unos 20€/año te aseguras de contar con las últimas actualizaciones por parte del diseñador para que tu web siga funcionando tan bien como el primer día.

7 recomendaciones antes de renovar una web

  1. Piensa qué es lo que no te gusta de tu actual web, qué necesitas mejorar y escribe un breve plan de acción.
  2. Escucha los consejos de tu informático, muchas veces lo más obvio no es lo que mejor funciona.
  3. Destina una parte del presupuesto al mantenimiento de todo el software de la web.
  4. Haz copias de seguridad de todo antes, durante y después del proceso.
  5. Enfoca la web y el discurso de la misma a la consecución de tus objetivos. No te quedes en una simple web presencial, Internet tiene mucho más que ofrecer.
  6. Revisa y renueva el contenido, seguramente tu oferta haya cambiado con el tiempo ¡puede que incluso tus datos de contacto! ¿lo tienes todo bien? Si las imágenes de han quedado anticuadas, consulta con un fotógrafo para conseguir una imagen nueva y atractiva que le encante a tus visitas.
  7. ¡Disfruta de los resultados!