Aunque pueda parecer una pregunta sorprendente, pues lo normal sería que sepas cuál es tu proveedor de hosting, ésta es una pregunta que nos suelen hacer de forma recurrente. Alguien nos llama y nos pregunta si nosotros nos encargamos de su dominio o de llevarles la web.

Si eres un autónomo o Pyme, seguramente sepas quién te hace cada una de las tareas descritas en los puntos anteriores. Es en las grandes organizaciones (o mejor dicho, las desorganizaciones) donde surge el problema de no saber dónde se contrata cada parte.

La mayoría de personas ajenas al mundo de Internet, no entienden la diferencia entre:

  • Dominio: el uso de una palabra seguida de una extensión. Ejemplo: dominio.com
  • Hosting: el espacio en el servidor donde se guarda la web, los emails y las configuraciones.
  • Desarrollo de la página web: el que hace la web. Ya sea una empresa, un profesional independiente o un cuñado.
  • Editor de la web: la persona encargada de publicar nuevo contenido.
  • Mantenimiento de la web: quien se encarga de que la web siga funcionando en el tiempo. También suele confundir el concepto de actualizar una web.

¿Qué significa tener actualizada una página web?

La principal causa de que te hackeen una web, suele ser que no está actualizada, pero eso no tiene que ver con que hace unos días subiste contenido. Es el sistema, la programación de la misma, lo que tiene que actualizarse constantemente para aprovecharse de las novedades en cuanto a seguridad y las mejoras de la programación.

¿Qué problemas pueden surgir si no sé quién es mi proveedor de hosting?

El más común, que te caduque un servicio y te encuentres con que no te funciona la web o el email que da errores. También puede caducarte un dominio y en algunos casos extremos (como con los .es que según la última normativa quedan libres a los 10 días) llegar a perderlo.

¡Soluciones!

Haz un listado de tus proveedores, de que servicio te ofrece cada uno, sus precios y condiciones.
Puede que te sorprenda encontrar que estás pagando hosting a dos proveedores y que sólo estés usando uno. Hay clientes que prefieren tener el email en un proveedor y la web en otra. Mientras más compliques la configuración, más difícil será encontrar la causa de un problema cuando surja y más se tardará en solucionarlo.

¡Ojo con las empresas de telecomunicaciones!

No hace falta que ponga nombres, en España son tres y tienen una situación de oligopolio que les permite subirnos los mínimos cada vez que les apetece. Con algunas líneas de telefonía para empresa ofrecen dominios y hosting a través de sus muchas filiales. El servicio es muy similar al que nos tienen acostumbrados, seguro que sabes de que te hablo. Evita estas ofertas gancho y busca profesionales especializados.

Actualiza tus datos de contacto

Puedes aprovechar ya que has hecho un pequeño listado de proveedores, para revisar los datos de contacto que tienen. En nuestro caso por ejemplo, el email es el usuario para la zona de usuarios y donde enviamos comunicaciones importantes sobre el servicio como renovaciones, facturas, etc. Si tienes un email que ya no se usa o de un trabajador que ya no está en la empresa puede crearte algún problema.

Retoma el contacto y pregunta por nuevos servicios

Dedicar unos minutos en escribir un email a un proveedor es una buena forma de aprovechar al máximo nuestras relaciones. Algo del tipo ¿qué nuevos servicios tenéis? puede dar lugar a encontrar solución a alguna necesidad reciente o a un nuevo negocio.

Al fin y al cabo, detrás de cada proveedor hay una persona que vela porque todo funcione bien.