La sección más peligrosa dentro de tu panel de control, la que debes evitar si no entiendes de qué se trata: atención, peligro ¡danger!

Las DNS son los cimientos de Internet, lo que hace que no tengamos que aprendernos direcciones tipo 159.69.56.226 y podamos poner en su lugar www.honesting.es mucho más fácil de recordar.

Es un sistema distribuido, donde cada servidor forma parte del enorme puzzle que es Internet. Si haces un cambio en las DNS de tu dominio, ese cambio se va actualizando de un servidor a otro. El tiempo de actualización depende de cada equipo y va de los pocos minutos hasta varios días en los más perezosos.

Es por eso que lo hace tan peligroso, un cambio en una entrada DNS puede dejarte sin web, email o algún otro servicio durante horas o días. 

A pesar de que es una sección delicada, puedes editar las DNS fácilmente desde dentro de tu panel de control en la sección Zone editor:

Cada dominio tiene sus propias entradas. Puedes editar una en concreta o elegir la opción de Administrar para verlas todas.

Necesitarás editar tus DNS si por ejemplo:

  • Quieres verificar la propiedad en un servicio externo como Google Analytics, Wix, etc. En ese caso, asegúrate de copiar todo tal cual te indican.
  • Quieres crear redirigir una parte del tráfico web o email a otro servidor.
  • Prefieres crear subdominios sin la gestión del cpanel (no recomendado).